Oye cómo va

Por Jorian Enciso para Universidad del Istmo, Noviembre 8, 2018

Para nadie es un secreto que la música es más que entretenimiento. Aunque las playlists que escuchamos no le dan explicación a nuestra manera de ser, múltiples estudios han demostrado que la música influye en nuestra conducta ya que guarda una íntima relación con las emociones. Ciertas canciones o géneros musicales pueden hacernos sentir relajación, melancolía o entusiasmo.
 
Por ejemplo, la música considerada frenética como el Heavy Metal, optimiza el rendimiento. Lejos de los mitos acerca de este género, permite manejar y canalizar el sentimiento de ira logrando mejor concentración, especialmente para situaciones de rendimiento competitivo. Por otro lado, la música considerada romántica, predispone a las personas a la socialización amorosa. La música alegre por su parte ayuda a conseguir sentimientos de poder, seguridad, confianza y entusiasmo.
 
En cualquiera de los casos, escuchar nuestras canciones preferidas, representa un placer mental ya que la música ayuda al cerebro a liberar dopamina, que entre otras funciones, ayuda a la motivación, a atenuar el dolor, contribuye al humor, a la atención y al aprendizaje. No en vano, se ha vuelto más común utilizar fondos musicales específicos en las tiendas y establecimientos comerciales para manipular la decisión de compra de los consumidores. Pura psicología musical.
 
Entendiendo que escuchar música es una recompensa intelectual, entonces podemos darle el uso correcto al momento de estudiar. La música nos da flexibilidad en el pensamiento y es sin duda un gran mecanismo de refuerzo que nos envuelve en una experiencia inmersiva; por ello no podemos dejar que nuestra rutina universitaria aparte esta relajante actividad, ¡todo lo contrario! Debemos estudiar con más música.
 
Para mejorar la concentración y el almacenamiento de información nueva, la música relajante es la recomendada. Aquí podemos encontrar música clásica, ambiental (sonidos naturales como lluvia, cascadas, playas), chill out (mezcla de techno, ópera, lounge, house) y bandas sonoras de películas. Estos géneros son instrumentales sin letra y proporcionan a nuestro alrededor un ambiente estable e inalterable.
 
Así que deja que el sonido gire contigo y añade esta lista musical a tu estudio. ¡Disfrútala!
 

Publicado en: Modo U

Tagged: Música, Playlist, Estudiar, Universidad, Panamá

Quizá también te interese