Desmintiendo los mitos de la educación virtual

Por Osmar Peña para Universidad del Istmo, Agosto 15, 2018

Al encontrarnos con la modalidad virtual, nuestra cabeza se llena de pensamientos como: ¿realmente aprenderé estudiando sin ver físicamente al profesor?, ¿podré entender con claridad un curso sin escuchar a viva voz a quien dicta la clase?, ¿me contratarán en una empresa al ver mi diploma adquirido en modalidad virtual? Así, un sin número de preguntas más empiezan a darnos un millón de vueltas a la cabeza, pero lo real es que hoy en día un alto porcentaje de profesionales ejercen sus carreras o llevan su empresa luego de haber estudiado en modalidad virtual, al igual que todos los que han estudiado presencialmente por años.

No existe tal diferenciación en los sectores laborales ni en la calidad dentro de las aulas, y hoy traemos respuestas a algunas de esas tantas interrogantes, para poder desmentir los mitos de la educación virtual.

 

Mito: Puedes hacer lo que te plazca en una plataforma de aprendizaje, ya que puedes matricularte en un curso virtual sin que nadie te monitoree, no importa ni siquiera cuando lo termines.

Realidad: estudiar en modalidad virtual va de la mano con la sustentación del programa de actividades que deben ser cumplidas por cada uno de sus estudiantes, con plazos definidos. Aunque es cierto que cuentas con cierta flexibilidad para decidir en qué momento sentarte en tu computador a recibir la clase, punto que tienes a favor como un “plus”, siempre debe ser dentro del plazo de estudio con fecha tope.

 

Educación virtual

 

Mito: La educación virtual es de baja calidad (pensamiento que generalmente se da por experiencias no tan satisfactorias con la tecnología y sin cambios frente a la educación presencial).

Realidad: la calidad no va de la mano con la modalidad, por el contrario, esta modalidad te permite llegar a una educación de muy alto nivel, inclusive con moderadores internacionales, a través de un ordenador, experiencia que tal vez se complicaría un poco más si tuviéramos que llegar hasta otro país u otro continente para tomar un curso en específico que nos llame la atención y no esté disponible en nuestro territorio.

 

Mitos de la virtualidad

 

Mito: Esto de estudiar virtual es solo una “moda”.

Realidad: Esta modalidad está muy cerca de ser el futuro de la educación en general. En momentos donde nos hemos adaptado tanto a las tendencias, las cuales, por supuesto incluyen todo lo relacionado a la tecnología, las generaciones futuras estarán a la expectativa de una educación que cumpla sus requisitos y necesidades, que se adapte al estilo de vida que llevarán y que resulte eficiente el método que se utilice para aprender. No se trata de una moda, la tecnología es la nueva forma de vida.

 

Realidad de la virtualidad

 

Mito: Los títulos de educación virtual no tienen el mismo reconocimiento que los títulos presenciales en el mercado laboral.

Realidad: la verdad es que la gran mayoría, por no decir todos, de los títulos de educación virtual tienen el mismo peso y certificación que un título de estudios presenciales o semipresenciales. Para muestra, es válido resaltar que la mayoría de los títulos de educación virtual no describen que la carrera se hizo a través de esta modalidad.

 

Es importante también recordar una frase que solíamos escuchar de nuestros abuelos: “no es el título, es el estudiante”, y siempre que tengas ganas de aprender y crecer profesionalmente, encontrarás la manera de hacerlo, para eso hay diversas modalidades que se adaptan a ti y solo tienes que escoger la mejor para tu estilo de vida.

Publicado en: Modo U

Tagged: Educación virtual, Virtualidad, Modalidades, UDI, Programas, Carreras, Modo U

Quizá también te interese