5 platos que puedes preparar antes de ir a la universidad

Por Luisa Rodríguez, Mayo 31, 2019

Cocinar es una actividad que no muchos hacen con gusto pues el tiempo repartido entre estudiar, trabajar y llevar algunas actividades extra ya abarca toda nuestra jornada diaria, pero ¿vale realmente comer lo que esté más a la mano y de paso ir descuidando nuestra salud? Después de todo, comer bien puede reducir el riesgo de enfermedades, evitar la obesidad y hacernos fuertes ante infecciones comunes como la gripe, por eso queremos compartir contigo cinco recetas que se pueden preparar muy rápido y que puedes llevar como opción de desayuno o incluso almuerzo.

 

Plato 1. Tostadas para desayuno o medias nueves (entre 10 y 20 minutos)

Las tostadas son una opción sencilla de preparar

No solo están en tendencia y son riquísimas, sino que además puedes mezclar ingredientes que te gustan con facilidad y ágilmente. Lo mejor de este plato es que no te tomará más de 15 minutos si tienes los ingredientes listos y dependiendo de los que agregues, puedes hacer que tu receta sea increíblemente rápida.

Receta:

  • La tostada: puedes tostar pan integral o blanco, según tu preferencia, o mantener tostadas listas en tu alacena, cualquiera de las dos opciones es perfecta.
  • Algo para untar: agrega queso crema, mantequilla de maní, hummus o aguacate macerado, este ingrediente puede variar dependiendo de cómo quieres el sabor en la tostada: dulce o salado.
  • El topping: si quieres algo de sal estará bien añadir huevo cocido (10 minutos), o algún embutido de tu elección como jamón de pavo o jamón serrano, algunas hierbas como rúgula o espinaca, si eres vegano o vegetariano agregar champiñones crudos o cocidos, pepino o aceitunas es una excelente opción. Si se te antoja que sean dulces la mejor opción es usar frutas como banano, fresas, moras, arándanos frescos o secos.
  • Algo extra para contrastar: si eres de esas personas que aman mezclar sabores, puedes equilibrar agregando ingredientes que sean ácidos, amargos o el contrario del sabor que hayas elegido. En el caso dulce puedes agregar unas gotas de limón, o un fruto ácido como las uchuvas o las ciruelas, en el caso de sal, algo amargo como las alcaparras.

 

Plato 2. Batidos para el desayuno o entre comidas principales (entre 5 y 10 minutos)

Batidos llenos de nutrientes para estudiantes universitarios

Si no sabes qué desayunar o sentir que comerte varias cosas en la mañana resulta pesado, los smoothies son una solución sana y muy ligera, pero, sobre todo muy ágil, con un vaso de una mezcla de frutas y vegetales puedes salir del apuro y quedar bien alimentado.

  • La base: dependiendo de tu combinación entre frutas y verduras, podrás decidir si utilizas solo agua mineral, o algo de leche de almendras, incluso yogurth natural puede ser una buena opción.
  • Una fruta: agrega una fruta que te evite agregar azúcar como el banano, la manzana, las fresas o el mango.
  • Una verdura: no necesariamente agregar una verdura es sinónimo de que el smoothie te sepa amargo o raro, a veces aporta nutrientes o vitaminas y la fruta es la que se encarga de dar el sabor, por ejemplo, agregarle espinacas a una mezcla de frutas rojas como las fresas y las moras no cambia el sabor, pero sí puede darte hierro, fundamental para producir las proteínas que transportan el oxígeno en tu sangre. También puedes agregar una ramita de apio a una mezcla de manzanas o mango.
  • Proteína: si en tu rutina diaria está el entrenamiento deportivo, puedes agregar la proteína de tu preferencia, será importante que revises si hay contraindicaciones con algún alimento.

 

Plato 3. Fajitas para el almuerzo o la cena (20 a 25 minutos)

Agrega las fajitas a tu dieta de estudiante

Este plato no solo puede ayudarte a cocinar algo sencillo y rico con poco tiempo, sino que además puede proporcionarte la alimentación necesaria para llevar tu día sin la pesadez típica que viene después de almorzar. Deberás cocer en una sartén varios vegetales y la proteína de tu preferencia.

Los vegetales: puedes utilizar cebolla, pimientos cortados en cuadritos, cilantro, tomates, aguacate y si consumes una dieta vegetariana vale la pena agregar algo de zuchinni o champiñones.

La proteína: utiliza pechuga de pollo cortada en trozos y asada previamente con un poco de sal y pimienta, también puedes utilizar carne que usualmente se utiliza para asados, cortada de la misma manera y sazonada con un poco de salsa para carnes.

Las tortillas: pueden ser de maíz o de harina de trigo, lo mejor es que como ya vienen listas no necesitas cocerlas, a menos que quieras que estén crocantes, puedes ponerlas unos segundos en una sartén.

Adicionales: si te gusta el picante puedes agregar la versión que más te guste, algunas gotas de limón y si te antoja, un poco de queso que pueda fundirse con los demás ingredientes durante la cocción.

 

Plato 4. Ensalada de vegetales y jamón para el almuerzo o la cena (15 minutos)

Las ensaladas son la opción más saludable para tu dieta de estudiante

Perfecto para preparar un almuerzo con el mínimo de tiempo, y sin necesidad de cocer ninguno de los ingredientes, ahora, si no eres muy fan de los vegetales puedes cocinar algunos para sazonarlos un poco.

Los vegetales: utiliza lechuga fresca, espinacas o rúgula como base, adiciona tomates cherry, cebolla en julianas, algunos espárragos, maíz dulce, pimientos en trozos, incluso puedes darle otros sabores con frutas como el mango verde o maduro.

La proteína: agrega jamón de pavo, pollo o cerdo según tu preferencia, puedes cortarlo en trozos.

El topping: puedes acompañar tu ensalada con Croûtons o algo de pan tostado cortado en pequeños trozos, tienes otras opciones como las semillas tostadas de girasol o de soya.

La salsa o vinagreta: si llevas la ensalada para comer fuera de casa vale la pena que lleves la salsa de tu elección en un recipiente aparte, pues si la agregas en el momento de la preparación puede estropear la frescura de la lechuga o la base que hayas decidido agregar. Puedes utilizar vinagre balsámico o de manzana, mezclado con un poco de aceite de olivas o llevar una salsa lista para llevar tipo césar.

 

Plato 5. Parfait, para el desayuno o entre comidas principales (10 minutos)

Parfait una opción que combina los cereales con las frutas

Este plato tal vez sea el más sencillo de preparar en estas cinco sugerencias, ya que todos los ingredientes están prácticamente listos y es muy fácil de llevar si no vas a comerlo en casa.

Cereales: agrega un poco de avena (puedes tostarla en una sartén), o un poco de tu cereal favorito, preferiblemente con algo de fibra y con frutos secos como nueces o bayas.

Acompañamiento: un poco de yogurt natural es perfecto, sin embargo, si lo que estás buscando es consumir menos calorías, puedes acudir al yogurt griego o a los productos con leches vegetales como almendras.

Las frutas: puedes agregar tus frutas favoritas sin problema, acude a mezclas de frutas que no hagan demasiado dulce o demasiado ácida la mezcla, por ejemplo: fresas y banano, kiwi y manzana roja, moras en dulce.

 

Definitivamente sí se puede cocinar o preparar mezclas de alimentos de forma rápida, que al mismo tiempo te ayuden con los nutrientes que tu organismo necesita para correr la rutina diaria y que te ayuden a mantener tus defensas para evitar problemas con tu salud. ¿Te le mides a preparar alguna de estas recetas y a compartirlas?

Podría interesarte:

¿Qué son las grasas trans?

¿Te alimentas correctamente?

 

Publicado en: Modo U

Tagged: Estudiantes, Alimentación, Vida Universitaria, Dieta

Quizá también te interese