Hablar solo es señal de inteligencia, ¿por qué?

Por Osmar Peña para Universidad del Istmo, Junio 21, 2018

¿Alguna vez has hablado solo?, ¿te ha pasado en más de una ocasión?, ¿te da pena y dejas de hacerlo porque piensas que eso no es normal? Frente a estas dudas queremos darte una noticia. De acuerdo con estudios científicos y académicos alrededor del mundo, se ha reconocido que hablar solo ayuda a fortalecer muchas habilidades y que incluso te hace una persona más inteligente, ¿lo dudas? Te explicamos cómo sucede y dónde están los beneficios.

 

Soledad o compañía

Lo primero que pensamos cuando una persona habla sola es que quizá le haga falta la compañía de alguien más para compartir sus experiencias e historias; la realidad es que el acto de hablar solo no debe estar relacionado con si es necesario otro interlocutor en la conversación, sino a que los soliloquios generan otra clase de activación en el cerebro, por lo que el hecho de que se hable solo o con otra persona son hechos cognitivos que nos representan actos independientes, es decir, hablas con alguien más para comunicar un mensaje, pero hablas solo para mejorar tu memoria, tener una mayor concentración y estabilizar tus emociones.

 

Hablar solo

 

Organiza, organiza, organiza

Cuando se tienen actos de habla con uno mismo se genera un discurso, el cual debe estar ordenado para tener coherencia. Así, nuestro pensamiento nos va llevando a elaborar ciertas oraciones con el sentido específico de explorar un tema o llegar a una resolución, de esta forma lo que nuestro cerebro está haciendo es que entre toda la información que tiene disponible, ordena las ideas que tienes, elabora una síntesis y encuentra la mejor manera para dirigir una idea. Por eso, hablar solo es una práctica excelente cuando necesitas aprender un nuevo idioma o repasar antes de una exposición, porque estás organizando todo lo que vas a decir y cómo lo harás.

 

Recuerda aquello que olvidaste

En algunos de los estudios científicos como “Self-Talk as a Regulatory Mechanism: How You Do It Matters” o “Self-directed speech affects visual search performance”, publicados en distinguidas revistas médicas, se han hecho pruebas donde a una población se le da una información que debe repetir en voz alta, mientras que a otra se le dice que solo lean la información y la recuerden. Las prueban consistieron en comprobar de qué forma es más efectiva la recordación, y, en efecto, cuando se dice algo en voz alta hay una mayor tasa en los resultados. Este proceso está íntimamente relacionado a la explicación expresada en el punto anterior, porque cuando organizamos nuestras ideas estas son más claras para nosotros y recordamos más fácilmente las cosas que tenemos claras.

 

¡Vamos que tú puedes!

Cuando estamos en situaciones que nos presentan un desafío, podemos realizar soliloquios para darnos ánimos y que seamos más productivos. Incluso, si cuando lo hacemos usamos la segunda o la tercera persona (tú, él o ella) en vez de la primera persona (yo), los psicólogos del estudio “The inner speech of behavioral regulation” aseguran que existe una respuesta positiva mayor, dado que se activan los recuerdos de apoyo que hemos recibido en situaciones pasadas donde nos hemos sentido desmotivados. Así, el hecho de auto estimular nuestro ánimo en segunda o tercera persona nos hace ganar más seguridad e incrementa la autoconfianza para realizar la tarea.

 

Soy inteligente

 

Los problemas se ven mejor de lejos

En el mismo orden de hablar en voz alta y referirse a nosotros mismos en segunda y tercera persona, resulta útil para resolver los problemas, controlar las emociones y liberar el estrés. Ante esto es claro que si vamos a “hablar con nosotros mismos” debemos hacerlo bien, en las condiciones adecuadas y respetando nuestras limitaciones, aceptando nuestros errores, etc.

Al seguir dichos parámetros, encontramos que podemos resolver muchos problemas al alejarnos un poco de esto y, según los especialistas, cuando hablamos en voz alta en otra persona distinta a la primera, estamos haciendo justamente eso, además de apelar a una perspectiva ajena al problema para poder ser más objetivos y apuntar a soluciones más efectivas.

 

Ahora, si por hablar solo resulta que serás más organizado, tendrás una forma más efectiva de solventar problemas, podrás recordar con mayor facilidad y controlarás mejor tus emociones y sentimientos, además de fortalecer tus ánimos frente a las vicisitudes cuando lo requieras, entonces estarás respondiendo de una manera mucho más inteligente, tanto física como emocionalmente.

¿Qué opinas al respecto? ¿Ya te sientes mejor con respecto a hablar solo? Recuerda que este mismo comportamiento lo tenemos la mayoría de las personas y quizá solo sea un tema de tener pena o de creer que nos volvemos locos, así que mejor escuchar lo que la ciencia ha ido comprobando y sentirnos cómodos con nuestra propia voz.

 

Estudios consultados y relacionados

Ayduk, O. & Kross, E. (2015). Pronouns Matter when Psyching Yourself Up. Harvard Business Review. Recuperado de: https://hbr.org/2015/02/pronouns-matter-when-psyching-yourself-up

Dolcos, S. & Albarracín, D. (2014). The inner speech of behavioral regulation: Intentions and task performance strengthen when you talk to yourself as a You. European Journal of Social Psychology; 44(6): 636-642.

Kross, E., et. al. (2014). Self-talk as a regulatory mechanism: How you do it matters. Journal of Personality and Social Psychology; 106(2): 304-324.

Lupyan, G. & Swingley, D. (2011). Self-directed speech affects visual search performance. The Quarterly Journal of Experimental Psychology; 65(6): 1068-1085.

Tahmasebi Boroujeni, S. & Shahbazi, M. (2011). The Effect of Instructional and Motivational Self-Talk on Performance of Basketball's Motor Skill. Procedia - Social and Behavorial Sciences; 15: 3113-3117.

Publicado en: Modo U

Tagged: Comunicación, Inteligencia, estudios, UDI, Hablar solo, Modo U, Investigaciones

Quizá también te interese