Segundo idioma: de los más difíciles a los más fáciles

Por Jorian Enciso para Universidad del Istmo, Marzo 5, 2019

¡No te preocupes! No voy a venderte un curso de inglés. Aunque en este artículo busco hablarte de un segundo idioma, el enfoque no es tocar las ventajas de ser bilingües o políglotas (esas ya las conocemos), sino mostrarte cuáles idiomas tienen mayor o menor complicación a la hora de aprenderlos. Especialmente desde nuestro rol de hispanohablantes.

Así que toma nota y expande tus opciones a la hora de elegir sumergirte en el aprendizaje de un idioma distinto a nuestro español de origen.

Hablar y entender castilla

Comencemos dando luces del origen del idioma español. También conocido como Castellano, este idioma nace durante el medioevo (siglo IX) en el Reino de Castilla y fue traído mucho después a tierras americanas durante la colonización española bajo el proceso de formación evangelista.

En la actualidad, formamos parte de las más de 400 millones de personas que lo hablan como lengua materna, convirtiéndose en el segundo idioma más utilizado en el mundo. Lo que intensifica mi duda de porqué todos estamos obligados a aprender inglés…en fin, seguramente es por la facilidad de este en cuanto a conjugaciones y pronunciación, pero ese debate lo dejaré para otra oportunidad.

Procedente del latín vulgar, el español forma parte del grupo de lenguas romances, por lo cual tenemos mayor facilidad para manejar ciertos idiomas por encima de otros. Con base en eso, evaluaré algunos aspectos interesantes que le dan a los idiomas, el título de complicados o fáciles según sea el caso.

 

Idiomas más difíciles de aprender

 

Pársel o Dothraki como convenga

Lo primero es tomar la decisión. Sin importar qué tan complicado pueda resultarte un idioma específico, la elección de estudiarlo responderá a un criterio muy personal. Si tu sueño es continuar los estudios en Alemania, seguramente prepararte en alemán básico deba ser tu primera opción. Si, por el contrario, quieres postularte a empleos en Canadá, deberás evaluar el inglés o francés como segundos idiomas para verte llamativo ante las empresas de ese país.

Hacer turismo también es una buena iniciativa para evaluar la opción de aprender otro idioma. Conocer en lengua local frases básicas como “¿dónde queda?” o “¿qué precio tiene?”, pueden facilitarte tu estadía en países donde el idioma sea un poco más complicado como Japón o Finlandia, por mencionar un par. Estas diferentes motivaciones harán tu experiencia de aprendizaje mucho más llevadera y satisfactoria.

 

Idiomas más fáciles de estudiar

 

Elementos que pueden facilitar o dificultar aprender un idioma

Diferencias con la lengua materna: estas diferencias están estrechamente ligadas a la distancia con el idioma nativo. Comentaba anteriormente que nuestro español forma parte del grupo de lenguas romances, al igual que el portugués, rumano, italiano y francés; por lo que podríamos afirmar que aprender a hablar cualquiera de estos, debería ser menos complicado para alguien que domine el español por un tema de similitudes en las raíces de las palabras.

Es un hecho que mientras más lejano (en clasificación, origen y geografía) esté otro idioma del natal, más complicado puede ser el proceso de aprendizaje. Por ejemplo, para quienes hablamos español, aprender chino cantonés o japonés podría llevarnos más de 2 mil horas de estudio. En el caso del polaco y el turco, se nos pueden ir 1000 horas de inversión; que, aunque es menos tiempo, sigue siendo un periodo considerable. Distinto a las 600 horas que podría llevarnos aprender portugués o italiano por las semejanzas inherentes al grupo del que forman parte junto al español.

A,B,C: mientras más distinto sea el alfabeto de otro idioma, más dificultades tendremos para dominarlo. Por ejemplo, el coreano usa un alfabeto fonético llamado Hangul con más de 11 mil posibles combinaciones. El serbio, el bosnio y el ruso, están construidos sobre el alfabeto cirílico (basado en el alfabeto griego), lo que complica potencialmente alcanzar un dominio adecuado. No es que sea imposible aprender estos idiomas, pero sin duda, se vuelven un poco tediosos comparándolos con idiomas cuyo alfabeto sea latino.

Escritura: en la cultura occidental estamos acostumbrados a leer y escribir de izquierda a derecha. ¿Qué tan complicado crees que sería entonces hacerlo de derecha a izquierda? Mucho. Se nos dificultaría acercarnos al manejo de idiomas como hebreo y árabe por su naturaleza en la dirección de la escritura y la lectura.

 

Podría interesarte: Un nuevo idioma y cómo transformará tu vida

 

Más símbolos que letras: en español podemos aprender a leer con cierta facilidad gracias a las combinaciones sonoras del trabajo en equipo entre vocales y consonantes. ¿Pero cómo podríamos leer símbolos? Es el caso de idiomas como el tailandés y vietnamita, los cuales emplean símbolos dentro de su alfabeto, y sí, esto llega a ser una complicación importante al momento de estudiarlos.

Popularidad: puede sonar banal, pero encarar un idioma con que el cual jamás hemos tenido ningún contacto, es comenzar de cero. Aunque no hablemos inglés, por ejemplo, toda la vida hemos estado bombardeados por su sonido. Culpa de Hollywood, la tv, revistas, premiaciones…y podemos identificar una que otra palabra.

Caso contrario a idiomas como el sentinelés, euskera, tamil, zulú o afrikáans, que, por su poca conexión con ningún otro idioma, porque son hablados por un número menor de personas, por su lenguaje poco comerciales o un registro escrito inexistente; se convierten en idiomas con reconocimiento internacional poco llamativo. Esto es fundamental para decidir elegir estudiar cualquier idioma del que no sabemos mucho o nada.

 

Quiero estudiar mercadeo y Publicidad en Panamá

 

Considerando todos los ítems anteriores, hacemos la siguiente clasificación:

Idiomas más complicados de aprender:

Chino Mandarín: Norte, Centro y Suroeste de China (1000 millones de hablantes nativos).

Hindi: India (380 millones de hablantes nativos).

Árabe: Países árabes (280 millones de hablantes nativos).

Ruso: Rusia, Bielorrusia, Kirguistán, Kazajistán y este de Ucrania (278 millones de hablantes nativos).

Japonés: Japón (140 millones de hablantes nativos).

Alemán: Alemania y también se habla con variaciones en Austria, Suiza, Bélgica, Namibia, Luxemburgo, Polonia, Hungría y República Checa (100 millones de hablantes nativos).

Turco: Turquía, Norte de Chipre, Macedonia del Norte, Azerbaiyán (85 millones de hablantes nativos).

Vietnamita: Sureste asiático (78 millones de hablantes nativos).

Tamil: Tamil Nadu y Noreste de Sri Lanka (77 millones de hablantes nativos).

Tailandés: Tailandia (70 millones de hablantes nativos).

Francés: Francia (66 millones de hablantes nativos).

Polaco: Polonia (50 millones de hablantes nativos).

Coreano: Corea del Norte y Corea del Sur (28 millones de hablantes nativos).

Yoruba: África Occidental (22 millones de hablantes nativos).

Húngaro: Hungría y algunas zonas de Rumania, Eslovaquia, Ucrania, Serbia, Croacia, Austria y Eslovenia (15 millones de hablantes nativos).

Griego: Grecia (15 millones de hablantes nativos).

Serbio: Serbia, Montenegro, Kosovo (12 millones de hablantes nativos).

Zulú: Sudáfrica (9 millones de hablantes nativos).

Hebreo: hablado por la comunidad judía en más de 80 países (9 millones de hablantes).

Finlandés: Finlandia (5 millones de hablantes nativos).

Irlandés: Irlanda (2 millones de hablantes nativos).

Euskera: regiones de Navarra y País Vasco, Norte de España, y el Suroeste de Francia (223 mil hablantes nativos).

 

Podría interesarte: Ventajas de la internacionalización 

 

Idiomas con dificultad media para ser estudiados:

Malayo: Sudeste de Asia (190 millones de hablantes nativos).

Neerlandés: Países Bajos (38 millones de hablantes).

Rumano: Sudeste de Europa (28 millones de hablantes).

Afrikaans: Sudáfrica y Namibia (16 millones de hablantes nativos).

Sueco: Suecia y Finlandia (14 millones de hablantes).

Noruego: Noruega (5 millones de hablantes).

Idiomas más fáciles de aprender:

Portugués: Portugal y Brasil (300 millones de hablantes nativos).

Italiano: Italia (85 millones de hablantes nativos).

Catalán: Cataluña y Valencia en España (10 millones de hablantes nativos).

Ya tienes un acercamiento a los idiomas más difíciles y fáciles de aprender. Que esto no sea un obstáculo para inclinarte por idiomas más complejos. No los descartes. Finalmente, lo importante es asumir el reto y estar al nivel de la exigencia. Sin duda, lograr dominar un idioma poco comercial, te traerá más satisfacciones personales y profesionales que uno más común. ¡Atrévete!

Publicado en: Modo U

Tagged: Idiomas, Panamá, Posgrado, Viajes, Universidad

Quizá también te interese