¿Es el ahorro algo para estudiantes o solo para graduados?

Por Osmar Peña para Universidad del Istmo, Junio 13, 2018

Las finanzas son uno de los temas que más difíciles se nos hacen en la universidad, esto porque estamos en una etapa donde no estamos produciendo dinero, pero sí estamos generando gastos mensuales mayores a los que teníamos en el colegio: el costo del transporte, la alimentación, las fotocopias, los libros, los materiales de estudio, entre otros.

Para afrontar este tema, muchos optamos por recurrir a los trabajos freelance o de medio tiempo, a pasantías remuneradas dentro de la universidad o incluso a realizar actividades como dar clases particulares, por ejemplo, y gracias a estos trabajos es que tenemos una fuente de ingresos.

La cuestión está en que cuando comenzamos a cobrar un sueldo, muchas veces no tenemos un plan para distribuirlo, no somos organizados y se nos va el dinero en un dos por tres. Pensando en ello, este post intentará darte algunos consejos de planeación para que puedas distribuir equitativamente los ingresos que percibas y poder guardar algo para épocas donde haya alguna necesidad especial.

 

  1. Concéntrate en tus estudios. La razón de que aceptes trabajos parciales o de medio tiempo es que necesitas costearte lo que te hace falta para tus estudios (matrícula, materiales, transporte, etc.), por ello no debes perder tu foco. Muchas veces nos comienzan a ofrecer turnos extra o posibilidades de turnos completos y dado que nos sentimos que estamos creciendo laboralmente, pensamos que esta podría ser una oportunidad de oro.

Ojo. Si bien es importante sentirnos valorados, es también necesario evaluar si realmente debemos aceptar o si es algo que debemos dejar pasar. La idea no es restarle más horas al estudio y a la preparación, o tener más cargas innecesarias, por lo que debes saber qué horarios manejar y hasta qué punto.

 

Piensa en la siguiente situación: a Angie le ofrecen trabajar una hora más todos los días en el café donde es mesera, a primera vista no es mucho tiempo y le sirve el dinero extra, por lo que acepta. Resulta que por el lugar donde vive Angie, no circula mucha gente a la nueva hora en la que va llegando a su casa, por lo que esto la hace sentir un poco más preocupada y le genera estrés y angustia.

Después de una semana, Angie nota que esto no le está gustando y prefiere hablar con su jefe y volver a su horario anterior, pero le ofrecen pagarle un poco más por las horas extra, ¿tú qué harías en su caso?

 

Ahorro estudiantil

 

  1. Haz una lista de los gastos mensuales previstos. Dado que ya has comenzado el semestre y dentro de los syllabus de las asignaturas aparecen los libros y las guías que debes tener en cada materia, puedes hacer un presupuesto mensual sobre los costos. Además, puedes calcular el precio de los transportes y de las comidas fijas que consumes en la universidad, de esta forma tendrás un estimado mensual más completo, y el siguiente paso será reunir esta cantidad mes a mes, ya sea con ayuda de tus padres, de una beca o solo con el trabajo o actividades que realices.

 

  1. Busca las opciones más económicas. Ya sea que optemos por descuentos estudiantiles, menús más económicos en la universidad o tomar los libros prestados en las bibliotecas en vez de comprarlos, la idea es reducir los costos mensuales que se generan. Afortunadamente, la universidad nos provee de estas opciones y es útil que hagamos uso de ellas, incluidas también las actividades extracurriculares como deportes o actos culturales, las cuales son un excelente plan, ya que suelen estar cubiertas por la institución o tener precios muy bajos para la comunidad estudiantil.

 

  1. ¿Es realmente necesario? Es un punto cliché, pero fundamental. Cuando realizamos alguna compra o pasamos por alguna tienda, es inevitable no tener cierto antojo y sentir de repente que es una necesidad, por lo que antes de gastar en algo no programado, hazte la pregunta: ¿es realmente necesario y cuál es su fin?, ¿puedo posponerlo para el siguiente mes? Quizá si pasan algunos días y notas que realmente no es necesario, te des cuenta de que ha sido solo un impulso y habrás evadido un gasto.

 

  1. Opta por una beca. Lo mencionamos antes y lo repetimos, una beca podría ayudarte muchísimo en esta etapa de tu vida y tu preocupación mayor sería solo estudiar, por lo que es una perfecta opción. Lo ideal sería que, si al tener una beca puedes realizar algún apoyo o actividad (como ser asistente de protocolo en eventos recreativos los fines de semana) puedas hacerlo y así destinas un monto mayor al ahorro.

 

Dinero universidad

 

  1. Haz un ahorro mensual. Es ideal que después de que realices tu presupuesto de gastos mensuales y lo compares con tus ingresos, puedas destinar un porcentaje fijo mensual al ahorro. Aunque sabemos que hay meses más difíciles, como los inicios de semestre donde los gastos son mayores, te recomendamos colocar un monto fijo que puedas ahorrar y no sea algo exagerado, aunque si debes reducirlo un mes por necesidad, hazlo.

 

  1. Mañana lo necesitarás. Esta es una razón de peso para ahorrar, y es que hay circunstancias y momentos especiales para los cuales el monto a gastar es mayor, por ejemplo, unas vacaciones o el momento de nuestra graduación, estas son ocasiones únicas que merecen de nuestro esfuerzo, es por ello que los ahorros que tenemos nos pueden apoyar cuando lo necesitamos, obviamente no gastarlo todo, pero son un recurso que tenemos en caso de tener que hacer uso de él (y vaya que es necesario un respiro de vez en cuando).

 

La opción de ahorrar mientras somos estudiantes y de pensar que estamos en un proceso más de inversión que de guardar dinero, es algo que creemos que no es lo más viable o que no es posible; pero siempre hay caminos y oportunidades que con muchas ganas e ideas se vuelven viables. Lo importante es buscar las oportunidades y si nos las encuentras fácilmente, apoyarse en la creatividad y generar opciones que nos puedan aportar tanto en experiencia como en un ingreso económico. ¡Tú puedes! Solo debes intentarlo.

 

Si quieres que tratemos más estos temas, déjanoslo saber en los comentarios o a través de nuestras redes con el hashtag #BlogModoU, también escríbenos si ya has pasado por esta etapa y quieres compartir lo que hiciste, cómo fue tu experiencia, estamos esperando escucharte.

Publicado en: Modo U

Tagged: Ahorro, Finanzas, Vida Universitaria, Economía, UDI, Modo U, Trabajo

Quizá también te interese